14 Jun

Jesús Solero

Ubicado en pleno centro de Rincón de la Victoria, a veinte metros de la Plaza Al Andalus, este restaurante se especializa en carnes a la parrilla, aunque también nos ofrece una gran cantidad de entrantes, algo de pescado y mucha oferta fuera de carta. A destacar también sus extraordinarios postres, que van renovando continuamente. El local es muy agradable y cuenta con una terracita en la que ahora que entra el buen tiempo da gusto estar. Fuimos para cenar y nos decidimos por media ración de chorizos caseros a la leña, media ración de croquetas caseras de choto lechal con queso de cabra y un cuarto de cochinillo. Entre la amplia oferta en postres, elegimos leche frita flambeada y piña rellena de frutas y crema catalana. Con tres bebidas, la cuenta final fue de 55 € para dos personas. La casa nos obsequió con unas aceitunas de aperitivo y unos chupitos. Todo muy bien; el sitio; una atención muy amable y la cantidad y calidad de todo lo que comimos; precios muy razonables, y los postres, de quitarse el sombrero. Espero volver pronto a probar alguna de sus carnes.